Hermanos del destino



Entre el café, entre el vino,
levantando al sol o al borde de la noche
como voces que a lo lejos cantan por el camino.

Hermanos del destino,
días oscuros, sombras pálidas, me espantan
las moscas de los hábitos, me aguantan
que siga a flote entre tanto remolino.

Entre las risas y las lágrimas de lo vivido
me suman lo ganado y lo perdido.

Hermanos del destino,
aquellos que muchos nunca han tenido
son tesoro que con ternura hoy nombro
quienes no quedarán en el olvido.
 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Vendrá el olvido - Edel Juarez

Soltera por Convicción

No soy la mujer de la que te enamoras, soy esa mujer a la que aprendes a amar.