Mensajes



Justo ahí en la misma silla y su particular gesticular
en compañía de una copa de vino que le ayudaba a tragar
justo ahí ella se sentaba a esperar, a ver aquella luz parpadear
una palabra, una letra, un te quiero o alguna maldición.

Se sentaba a leer y releer a pensar y sentir,
a repasar recuerdos que la mantenían viva e inspirada,
a buscar respuestas en un libro escrito por un extraño
que parecía leía su pensamiento y que la hacía sentirse
acompañada, entendida y se decía:
"Es desconcertante que un desconocido vea
cómo eres con más claridad que tu misma"
pero aquello la llenaba, encontraba respuestas
que la hacía ver cuán errada y cúan en lo correcto estaba.

 Un trago más, una copa más
para tragar, quizá para olvidar
y aprender a respirar,
un tanto más para caminar y continuar
para sentir todo aquello llamado...amar.

 

Comentarios

Entradas populares