La plenitud me alcanzó






No sé si estaré en lo cierto, si estos pensamientos que tengo ahora serán definitivos, si esto es parte de aquello que llaman madurez. 

A mi vida han llegado muchas personas de las cuales en su gran mayoría he aprendido tanto independientemente de si hicieron o no daño en su estancia o a la hora de marcharse, para bien o para mal aprendí a ser fuerte, a ver las cosas de una manera distinta, a pensar diferente, a sentir de verdad y a querer poco pero sincero. 

Estoy en esa etapa de la vida donde pese a muchas cosas he conseguido la paz en mi interior, conmigo misma ignorando los fantasmas que me han atormentado. Me siento plena, es aquella sensación de ir caminando un día por una calle sola rodeada de árboles y respirar lo más profundo que puedas. Que sientes que ese aire puro te llena además de los pulmones el corazón. A esto que siento en ese momento le llamo plenitud.

Y llegando a este punto en mi vida entonces veo las cosas de una manera diferente y llegando a este punto también se toma el coraje de cerrarle las puertas de nuestras vidas a todas aquellas personas que no aportan nada, a aquellas personas que intentan quitarte la paz y plenitud que tanto te ha costado encontrar o desviar nuestra atención de este paisaje hermoso. 

He decidido dejar lo viejo, el pasado y parte de algunos dolores muy atrás de mí y si eso incluye a algunas personas que un día pensé que serían indispensables en mi vida pues lo lamento por ellos y por mí pero no pienso arrastrar con más fantasmas. 

He llegado a este punto en mi vida donde me excita lo nuevo y lo fresco, voy en busca de la magia y no es esa magia que hablan en los cuentos, no definitivamente esa magia no, yo voy en busca de esa magia que ilusiona pero no decepciona, esa magia que te hace sentir chispas dentro, esa magia que hace que tus ojos color marrón brillen. Voy en busca de personas que aporten magia para yo poder convertirme en una de ellas, que tengan cierto grado de locura y hambre de conocer todo aquello que aún es desconocido.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vendrá el olvido - Edel Juarez

Soltera por Convicción

No soy la mujer de la que te enamoras, soy esa mujer a la que aprendes a amar.