20 de agosto de 2013

Tu carta



Hoy quemé tu carta. La única carta que me escribiste.
Y yo te he estado escribiendo, sin que tu lo sepas, día a día.
A veces con amor, a veces con desolación, otras con rencor.
Tu carta la conozco de memoria:
treinta líneas, cuatroscientas ochenta palabras,
veinti siete comas, seis puntos seguidos, treinta acentos ortográficos
y ni una sola verdad.

6 de agosto de 2013

Vivir...vivir...


A veces llega la lluvia,
para limpiar las heridas
a veces solo una gota
puede vencer la sequía.

Y para qué llorar, 
si duele una pena, se olvida
y para qué sufrir,
si así es la vida, hay que vivirla.

Voy a reír, voy a bailar,
vivir mi vida.
Voy a reír, voy a gozar,
vivir mi vida.

Voy ha vivir el momento,
para entender el destino.
Voy a escuchar en silencio,
para encontrar el camino.

Voy a reír, voy a bailar,
vivir mi vida.
Voy a reír, voy a gozar,
vivir mi vida.

20 de agosto de 2013

Tu carta



Hoy quemé tu carta. La única carta que me escribiste.
Y yo te he estado escribiendo, sin que tu lo sepas, día a día.
A veces con amor, a veces con desolación, otras con rencor.
Tu carta la conozco de memoria:
treinta líneas, cuatroscientas ochenta palabras,
veinti siete comas, seis puntos seguidos, treinta acentos ortográficos
y ni una sola verdad.

6 de agosto de 2013

Vivir...vivir...


A veces llega la lluvia,
para limpiar las heridas
a veces solo una gota
puede vencer la sequía.

Y para qué llorar, 
si duele una pena, se olvida
y para qué sufrir,
si así es la vida, hay que vivirla.

Voy a reír, voy a bailar,
vivir mi vida.
Voy a reír, voy a gozar,
vivir mi vida.

Voy ha vivir el momento,
para entender el destino.
Voy a escuchar en silencio,
para encontrar el camino.

Voy a reír, voy a bailar,
vivir mi vida.
Voy a reír, voy a gozar,
vivir mi vida.