27 de octubre de 2011

Yo, mi, me

Hoy con sabor amargo en el paladar me levanté.

Hoy con ganas de llorar y caminar;
porque en cada paso que doy,

a cada lugar que voy,
un recuerdo invade mi memoria...

Hoy con las manos vacías me levanté,
esperando un abrazo al amanecer...

Hoy abrí la jaula de mis sentimientos
para darle rienda suelta a la locura.

Hoy descalzé mis pies al andar
para poder sentir lo duró de mi caminar.
Hoy, hoy todo inundó mi ser,
hoy, hoy esta llovizna no parará de correr.

Hoy, lloré detrás de la puerta,
mas cuando creí haber encontrado la llave
en mis manos se quebró.

Hoy doblé mi orgullo,
hoy bajé la guardia,
colgué el traje de guerrera
que tantas veces me pesa.

Hoy grité, odié, me escondí, sentí, hoy viví...
¡Hoy solo pienso en tí!

24 de octubre de 2011

Incoherencias



Tanto por decir, tanto por callar, existe tanto que guardar, algunas veces todo es desorden en aquel lugar, no quiero tener que explicar, no hay explicación que dar ni palabras para poderlo expresar; que no se entienda que no se comprenda, quién manda sobre su corazón, quién toma esa decisión?

Mirar mi reflejo y preguntar, sin respuestas...vibrar escarbando el pensamiento, respuestas...respuestas que llegan frías. He de mirar atrás, no para retroceder mas sí, para saber de donde vengo, ver el largo camino recorrido que aún sin haberme detenido hay quienes me impulsan a correr, y esa vos dentro dice "es mi tiempo, es mi momento" tiempo para qué? para mí, para sentirme yo, para poderme revivir, para poder componer lo descompuesto, poder olvidar lo recordado, poder sanar lo sangrado, cicatrices que dicen el tiempo borrará.

El desgano para sentir, la adopción de un reflejo ajeno a mí, el tiempo que corre y yo que lo paro, que me enamoro de todo y me conformo con nada*. Tantas despedidas con vinagre en las heridas, tanta energía que provoca el dolor y mi paso lento por el Boulevard de los Sueños Rotos (mi Sabina diría "ven Fito que te necesito") al ritmo de una trova, con un aroma a café nova, una media luz y los murmullos lejanos de los agenos a esta obra; retumban los pasos firmes pero cansados, mujer valiente agotada de aquel Boulevard donde solo ve pasar sueños que no regresarán y tantos nuevos más que han de entrar.

Tanto he dejado atrás, otro tanto ha de seguirme un tiempo más, cargas sobre mi espalda y más de cien palabras para sentirme viva aunque me arañen las heridas, he sacudido mis rodillas y aún con lágrimas en los ojos he sonreído, he sido humana y más guapa que cualquiera.

*Joaquín Sabina

27 de octubre de 2011

Yo, mi, me

Hoy con sabor amargo en el paladar me levanté.

Hoy con ganas de llorar y caminar;
porque en cada paso que doy,

a cada lugar que voy,
un recuerdo invade mi memoria...

Hoy con las manos vacías me levanté,
esperando un abrazo al amanecer...

Hoy abrí la jaula de mis sentimientos
para darle rienda suelta a la locura.

Hoy descalzé mis pies al andar
para poder sentir lo duró de mi caminar.
Hoy, hoy todo inundó mi ser,
hoy, hoy esta llovizna no parará de correr.

Hoy, lloré detrás de la puerta,
mas cuando creí haber encontrado la llave
en mis manos se quebró.

Hoy doblé mi orgullo,
hoy bajé la guardia,
colgué el traje de guerrera
que tantas veces me pesa.

Hoy grité, odié, me escondí, sentí, hoy viví...
¡Hoy solo pienso en tí!

24 de octubre de 2011

Incoherencias



Tanto por decir, tanto por callar, existe tanto que guardar, algunas veces todo es desorden en aquel lugar, no quiero tener que explicar, no hay explicación que dar ni palabras para poderlo expresar; que no se entienda que no se comprenda, quién manda sobre su corazón, quién toma esa decisión?

Mirar mi reflejo y preguntar, sin respuestas...vibrar escarbando el pensamiento, respuestas...respuestas que llegan frías. He de mirar atrás, no para retroceder mas sí, para saber de donde vengo, ver el largo camino recorrido que aún sin haberme detenido hay quienes me impulsan a correr, y esa vos dentro dice "es mi tiempo, es mi momento" tiempo para qué? para mí, para sentirme yo, para poderme revivir, para poder componer lo descompuesto, poder olvidar lo recordado, poder sanar lo sangrado, cicatrices que dicen el tiempo borrará.

El desgano para sentir, la adopción de un reflejo ajeno a mí, el tiempo que corre y yo que lo paro, que me enamoro de todo y me conformo con nada*. Tantas despedidas con vinagre en las heridas, tanta energía que provoca el dolor y mi paso lento por el Boulevard de los Sueños Rotos (mi Sabina diría "ven Fito que te necesito") al ritmo de una trova, con un aroma a café nova, una media luz y los murmullos lejanos de los agenos a esta obra; retumban los pasos firmes pero cansados, mujer valiente agotada de aquel Boulevard donde solo ve pasar sueños que no regresarán y tantos nuevos más que han de entrar.

Tanto he dejado atrás, otro tanto ha de seguirme un tiempo más, cargas sobre mi espalda y más de cien palabras para sentirme viva aunque me arañen las heridas, he sacudido mis rodillas y aún con lágrimas en los ojos he sonreído, he sido humana y más guapa que cualquiera.

*Joaquín Sabina